Inicio » General » Ley de vida.

Ley de vida.

Se muere tu padre, o tu madre, tenía más de ochenta años y tú ya eres un hombre hecho y derecho, pero da lo mismo, porque tu dolor y tu sensación de orfandad son iguales que si hubieras sido un niño. Con él o con ella, se va una parte de ti que inmediatamente identificas dolorida. Un pedazo que al punto extrañas y te falta. A su último estertor, te hiciste adulto, de golpe. Ahora, tu viaje vital es tan brumoso como siempre, pero, a tu espalda, todo se difumina, se vuelve incierto, borroso. Parece como si hubieras perdido la referencia, el camino de regreso. Ahora todo es ir hacia delante. Alguien se te acerca, te pone la mano en el hombro y te dice que es ley de vida. Gracias, hay que darle las gracias, pero no te consuela.

 Se casa tu hijo, o tu hija, y se va. Su habitación se queda vacía y, tú, mantienes cerrada la puerta porque, cuando pasas por el pasillo, los juguetes que quedaron allí olvidados, por él o por ella,  te gritan, te preguntan, se preguntan dónde está. La casa es grande y silenciosa; tú, un empequeñecido y ruidoso taconeador de la tarima flotante. Un amigo viene y te da la enhorabuena, cuando le dices que no es tan buena, te dice aquello de que no has perdido una hija o un hijo, sino que has ganado un yerno o una nuera. Una mierda. Al ver que no te consuela, él, el amigo, te planta el recurrente: “Es ley de vida”. Otra mierda.

 Te gustan las mujeres tanto como cuando tenías 20 años. Ahora, has que descartar las que podrían ser tus hijas pero, a cambio, ya ninguna es demasiado mayor para ti. Sales ganando. El campanilleo de una falda conserva todo su poder de convocatoria y tu mirada se va con la que pasa, prendida a su talle. Como siempre. Pero te has convertido en un ojeador furtivo; hay que disimular para que no te llamen viejo verde. Ley de vida.

 Conduces tu coche, haciendo que el pobre y humilde utilitario no sienta complejos, sin molestar nunca al que viene detrás, como has conducido siempre, pero el otro día una vieja de tu quinta en una escúter, se para junto a ti en un semáforo y te dice que ya no tienes edad para ir así.

 Llegas a tu casa y le dices a tu mujer las mismas cosas, tus tonterías, tu humor un tanto especial. Buscas encontrarte, como antes, una sonrisa a porta gayola. Son tus cosas, las cosas de siempre, precisamente aquellas que un día la enamoraron, pero ahora te dice que a ver si maduras de una vez. ¿Ley de vida?

 No quisiera liarme al explicarlo, pero acaso esa ley de vida, es la pescadilla que se muerde la cola, una norma consuetudinaria que está determinada, y que a la vez determina, lo que es propio de los viejos, no por ser viejos, sino por homologarlos con el resto de los viejos, que, a su vez, hacen lo que hacen, en virtud de una dudosa costumbre a la que llamamos ley de vida. Ya me lié, lo sabía, pero espero que se me entienda.

 No, no estoy de acuerdo. Una Ley, por definición, ha de ser imparcial y,  por eso, una ley, la misma ley, cualquier ley, unas veces te puede perjudicar y, otras, te puede beneficiar. Pero no se puede llamar ley a algo que siempre viene a putearte. Porque, vamos a ver, ¿alguna vez se ha considerado que a alguien que le toco la lotería por ley de vida? ¿Habéis oído en alguna ocasión decir que, según la ley de vida, fulano aprobó unas oposiciones a registros, o se compró un flamante Porsche 911? ¿A que no?

 Habremos de concluir entonces que esa supuesta directiva vital podrá ser una maldición, o un mal de ojo, o una jodienda de la vida pero, una ley, desde luego que no. Y si lo es, yo me declaro insumiso.

Extractos de otras Publicaciones:

Las otras prostitutas tonteaban y negociaban con posibles clientes. Era el juego del hermano bastardo del amor; ella, sin embargo, la más hermosa de todas, estaba sola. Continuar leyendo... | 4 Comments

El problema mayor del gilipollas es que no da tregua. Continuamente ejerce de gilipollas.

Ensayo a modo de instancia dónde le puse los cuernos a la prosa y coqueteé con el verso. Continuar leyendo... | 8 Comments

General

10 comentarios to “Ley de vida.”

  1. Genial, Maestro.

  2. a tu prima y a tu ” aguililla ” nos gusta mucho.

  3. Tengo que repetirme una vez mas… me encantó, gracias Quini

  4. Yo también me declaro insumisa; tienes toda la razón.
    Buenísimo.

  5. dios!!!
    son retazos de la vida que cuentas como si9 fuera facil pero lo demas no podemos expresarlos.
    me descubro ante ti. genial una vez mas

  6. Perfectamente reflejados los estados de la vida por los que pasa un ser humano por la jodida “ley de vida”. ¿Que vida ? A los super como tu, se les ocurre esto. Enhorabuena

  7. GENIAL de genio, No se puede expresar mejor, lo comparto y lo subscribo al 100 por 100. Gracias!

  8. …Pues a mí, esta vez, no me gusta (pedorreta de las q salpican)

  9. Es un fiel reflejo de la realidad de muchos de la generación del baby boom. Es genial, maravilloso y real, muy real.Gracias por expresar lo que yo no me he atrevido a decir en público, ni en privado.

  10. Chapeau!!! Estoy de acuerdo, y deberia añadirse a “Ley de vida” Jodida…ley de vida

Leave a Reply

(requerido)

(requerido)


Content Protected Using Blog Protector Plugin By: Make Money.

Favicon Plugin made by Alesis